Ultimo Messaggio

Matan a comprador de auto para robarle Alejandra del Moral se suma al proyecto de Sheinbaum

La música es, en definitiva, el lenguaje universal. Desde la materialización del sentimiento más humano como el amor hasta la denuncia ante el enfado de la precariedad laboral. Las canciones, como todas las otras manifestaciones artísticas, están cargadas de componentes sociales. La materia prima del arte es lo que pasa allá afuera y no al revés, como se cree muchas veces. 

Es a propósito de esas cargas que las canciones son ahora un medio de denuncia. Pero no sólo en tiempos modernos, sino desde hace décadas. Aunque en estos últimos tiempos ha sonado mucho la canción de “El Jefe”, de la cantautora colombiana Shakira, quien dedicó en ella unas líneas punzantes a su ex-suegro, el padre de Gerard Piqué, Joan. Pero sólo logra abrir más una herida ya de por sí dolorosa: la explotación, precariedad e insensibilidad laboral.

Te puede interesar: Belanova volverá a los escenarios en 2024

La canción de la artista colombiana provocó una búsqueda profunda dentro de este rubro de la música como recurso del reclamo Y es por ello que aquí recopilamos una lista con géneros varios que utilizan este problema social como leitmotiv. Desde Shakira a Los Tigres del Norte a Eugène Pottier.

El recorrido musical de la clase trabajadora

1. La Internacional, el himno de la clase obrera que fue escrito por Eugène Pottier hace más de 150 años, en 1871. Con sus modificaciones a lo largo del tiempo, es una canción que no ha dejado de sonar por partidos obreros, sindicados, entre otros grupos abiertamente izquierdistas y de clase trabajadora.

2. ‘Working Class Heroes’ de John Lennon: acaso un dibujo de la diferencia de clases, en la que el londinense describe cómo es la vida al pertenecer a una clase trabajadora. Como algo que no te abandona nunca.

3. Donna Summer y su ‘She Works Hard for the Money’, la historia de una mujer llamada Onetta, quien, parafraseando a Summer, se sacrifica trabajando día a día por apenas un poco de dinero que apenas si da para pagar. Entre la ironía y el reclamo, esta canción de los ochenta es ya un clásico.

4. El Vals del Obrero, de Ska-P, acaso una de las canciones más conocidas en nuestro idioma. Una oda al cansancio y el hartazgo que incita, si no a la revolución (aunque sí), sí a desencantarse y reclamar las indiferencias e injusticias dentro del sistema laboral. A resistir, sobre todo, pero no desde la sumisión, sino desde la lucha y la voz en alto. 

5. En las antípodas de los géneros, aunque no de los motivos, “La Carta” de Los Tigres del Norte, una historia abrumadora sobre un connacional que radica en los Estados Unidos, quien no ha podido volver a su lugar de origen porque la vida apenas da para algo, pero que dice, en la misma misiva, extrañar a su madre y sus cuidados, así como también agradecer los consejos y cariños. La realidad ineludible: no poder volver por tener que trabajar en el otro lado.

Otras canciones que son también clásicos:

La carencia, de Panteón Rococo
No Shelter, de Rage Against the Machine
La guitarra, de Los Auténticos Decadentes
Merchandise, de Fugazi
Factory, de Bruce Springsteen
Cuando voy al trabajo, de Víctor Jara
Career Opportunities, de The Clash

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *