Ultimo Messaggio

Caen 2 con vehículos y autopartes robadas en cateo en la GAM Viven momentos de pánico, pasajeros de avión que volaba a Mérida

La operación es intensa.

Por todas las vías, sobre todo por las malas y con presiones, se pretende evitar una crisis de grandes consecuencias en el partido oficial.

La mayor amenaza de diáspora para Morena hasta ahora y también para preocupación de su amo y señor el Presidente y de su heredera Claudia Sheinbaum.

El riesgo lo destapó el proceso de 54 inscritos para selección de aspirantes a ocho gubernaturas y a jefe de Gobierno de la Ciudad.

No debiera ser problema.

Firmaron un compromiso de disciplina, eufemismo de sometimiento al dedazo bajo el principio de 90 por ciento lealtad y 10 eficiencia.

En esa reunión la abanderada Claudia Sheinbaum les garantizó espacios a los perdedores o marginados.

Puestos federales o estatales, previo acuerdo con los futuros gobernadores o en dependencias nacionales si en sus entidades no se alcanza la victoria.

Morena como agencia de colocaciones.

DEDAZOS ANTICIPADOS

No fue necesario esperar convocatoria y encuestas.

Algunos no fueron inscritos a pesar de promesas de “piso parejo”, como la senadora Lucy Meza en Morelos y Plácido Morales, magistrado presidente del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, en Chiapas.

Otros, al frente en los sondeos, decidieron creer en el discurso de democracia y se inscribieron una vez emitida la convocatoria morenista.

Si a Lucy Meza la desplazaron para dar espacio a la exdirectora de la Lotería Nacional, Margarita González, en otros lados se pretexta la paridad de género.

En Morelos hay otro fenómeno: quien ganó es un político de sello priista, Juan Salgado Brito, quien medido por el morenismo arrasó con 52 por ciento de las preferencias.

Margarita González y Rabindranath Salazar ni sombra le hacen, mucho menos las sotaneras Tania Valentina por el PT y Sandra Anaya, secretaria de Administración de Cuauhtémoc Blanco.

Problemas mayores habrá para imponer candidatos en Chiapas y en Puebla, donde son amos de popularidad los senadores Eduardo Ramírez y Alejandro Armenta.

El coordinador Ramírez siempre ha estado montado en su imagen: recuerda cuando hace seis años primaba por PRI-Verde y desde la SEP Aurelio Nuño lo amenazó:

-De mi cuenta corre que no seas candidato.

Se fue con López Obrador.

El expresidente senatorial Alejandro Armenta lucha contra el desafecto presidencial -todavía lo recuerda en campaña en contra suya en 2006- y la cuota de género quizá a favor de Olivia Salomón.

CARGOS O EXPEDIENTES

1.- Todos serán llamados a cuentas.

Está la oferta de Claudia Sheinbaum de incorporarlos a tareas partidistas, legislativas o bien a alguna de las administraciones, federal o estatales.

Si a pesar de todo persisten en su disidencia y su amenaza de abandonar Morena -y peor si es para unirse al Frente opositor y a Xóchitl Gálvez– tendrán su expediente non sacro a la vista.

Y 2.- La gobernadora Evelyn Salgado mostró sensibilidad.

Decidió suspender su segundo informe y concentrarse en la coordinación de limpieza, rescate y restauración de servicios en Acapulco tras el paso del huracán Otis.

El censo de damnificados y su apoyo es lo primero, prometió.

Vaya diferencia con la alcaldesa de Chilpancingo, Otilia Hernández, quien en plena desgracia hizo fiesta como si hubiera ganado una guerra universal.

 

      @urenajose1

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *