Ultimo Messaggio

Defiende AMLO investidura; ¡bájenle una rayita a su prepotencia! A pesar de la suspensión temporal AMLO inaugurará el tramo 5 del Tren Maya

En una nueva protesta contra el Gobierno de Panamá por firmar un contrato con First Quantum Minerals -el gigante minero canadiense-, agentes antimotines dispersaron con gases lacrimógenos a una multitud cerca de la Presidencia.

Los choques se registraron en Plaza de la Catedral, en el casco antiguo de Ciudad de Panamá, cuando miles de manifestantes intentaron retirar las vallas de seguridad que resguardan el perímetro de la sede de gobierno.

La manifestación recorrió, a ratos bajo la lluvia, la estratégica Avenida Balboa hasta llegar al corazón del Casco Viejo, pero tras el lanzamiento de gases, dio marcha atrás, se agrupó de nuevo y se siguió hacia las zonas del centro financiero y exclusivos sectores residenciales del este de la ciudad.

Te podría interesar: “Entrégate”: Policías piden rendirse al tirador de Lewiston, Maine

“Abajo gobierno corrupto, arriba Panamá”, “No a la minería”, gritaron los manifestantes (obreros, maestros, ambientalistas, estudiantes, médicos, religiosos), que hicieron cacerolas, música y ondeaban banderas nacionales blanco, azul y rojo.

El movimiento de protesta estalló el pasado viernes luego de que el presidente Laurentino Cortizo sancionara la ley que establece el contrato minero, aprobada pocas horas antes por el Congreso, y que permite a la compañía canadiense operar en Panamá la mina de cobre más grande de Centroamérica.

Las protestas exigen la derogación de esa ley que selló el acuerdo firmado este año entre la minera y el gobierno, negociado después de que la Corte Suprema de Justicia declarara inconstitucional en 2017 el contrato de explotación original.

Te podría interesar: Por sequía, Ecuador anuncia cortes de energía temporales

Los manifestantes consideran que el nuevo contrato también es “inconstitucional” y que la actividad minera representa una amenaza para el medio ambiente. El gobierno lo defiende argumentando que contempla aportes mínimos anuales de la minera al Estado por 375 millones de dólares, diez veces el monto del acuerdo inicial.

Además, la empresa y el gobierno señalan que la mina genera 8 mil empleos directos y 40 mil indirectos, y aporta el 4% del PIB a la economía panameña. El contrato permite a la minera operar en Panamá por 20 años, prorrogables a otros 20. Desde febrero de 2019 la mina a cielo abierto, situada en la costa del Caribe, produce unas 300 mil toneladas de concentrado de cobre al año.

LEO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *