Ultimo Messaggio

Implementa Coahuila programa para el cultivo de manzano Docentes de Hidalgo obtuvieron segundo lugar en competencia internacional de iniciación científica

Un aterrizaje forzoso vivieron ayer las acciones de las principales terminales aéreas del país, después de que el Gobierno de México confirmó que se elevaron de 5% a 9% las contribuciones aeroportuarias sobre ingresos brutos de los concesionarios.

TE PUEDE INTERESAR: Acuerdan ajuste a derechos de concesiones aeroportuarias

Los acciones de las empresas Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR), del Pacífico (GAP) y Centro Norte (OMA) afectaron el mercado de valores ubicando al índice de cotizaciones de la bolsa en las 48 mil 804.61 unidades con una caída de 0.95%, logrando un despegue del nerviosismo tras descender por debajo de las 50 mil unidades, cifra que alerta a los inversionistas.

Los grupos aéreos cayeron más de 3% al cierre de la bolsa ayer, siendo el segundo desplome en menos de 15 días.

Hacienda aseguró que éstos  cambios “beneficiarán a pasajeros, al reducir el costo de los servicios aeroportuarios que impactan en el precio de los boletos de avión”, aunque no detalló más información.

Al respecto Rosario Avilés, experta de la industria aérea comentó que el gobierno tiene la firme convicción de bajar los boletos de avión, y para eso proyectan una baja de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) de hasta un 10% que sí puede impactar en una mejor a los precios al consumidor.

Especificó que la TUA puede bajar 10%, pero el costo de los boletos de avión no puede bajar tanto, será un descenso menor.

Destacó que la medida puede impulsar que los viajeros se animen a volar en avión, pero sin duda las terminales o las empresas se verán afectadas frenando inversiones en mantenimiento, modernización y obras en los aeropuertos.

Puntualizó que “si puede bajar el costo de los boletos de avión, pero también bajará el apetito por invertir de las empresas”.

La Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) criticó que se le suban casi un 80% la contribución a las terminales al pasar de 5 a 9% sobre sus ingresos finales, ya que para ellos sí habrá una repercusión y por el contrario los afectados serán los pasajeros nacionales e internacionales.

El capitán José Alonso Torres, vocero del ASPA, dijo que las empresas necesitan tener mayores ingresos para desarrollo e infraestructura aérea y probablemente el efecto será contrario y tengan que trasladarlo al costo de los boletos de avión.

Aunque reconoció que falta más tiempo aún para entender exactamente qué es lo que quiere hacer el gobierno con el sector aéreo nacional, hablan de que buscan reducir los costos de los boletos, pero puntualizó que no queda clara la estrategia. 

Entretanto, el analista en economía aérea, Fernando Gómez Suárez, señaló que se deben garantizar las medidas de que estas decisiones que está tomando el gobierno hacia final del sexenio no impacten realmente el precio de los boletos a los usuarios.

“Debe cumplirse en tiempo y forma con los compromisos asumidos en la concesión otorgada a estos grupos aeroportuarios, sobre todo con los planes maestros que se establecen cada cinco años”.

Llamó a considerar en el siguiente movimiento en cinco años la reinversión establecida en una nueva y mejor infraestructura ya que actualmente sólo se piensa en mantenimiento y conservación.

La Secretaría de Hacienda insistió que es la primera vez “en dos décadas” que se revisa y ajusta las bases de regulación y la tarifa de contribución para las concesiones aeroportuarias en el país, “Desde el año 2000, dijo,  las tasas habían permanecido inalteradas, a pesar de los cambios dinámicos en el sector de la aviación y las economías globales y locales”.

Insistió que “estos cambios beneficiarán a los pasajeros, al reducir el costo de los servicios aeroportuarios que impactan en el precio de los boletos de avión”. 

Aseguró que el acuerdo fomentará el desarrollo de la industria aérea.

LEG

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *