Ultimo Messaggio

Alito Moreno condena el ataque a balazos a concejal del PRI en Azcapotzalco Plantea Sheinbaum “revivir” la Productora Nacional de Semilla

La presidenta electa, Claudia Sheinbaum, tendrá que decidir qué hacer con Guerrero, Chiapas y Veracruz, estados que atraviesan por una ola de violencia que nada ni nadie puede detener.

 

Guerrero es el ejemplo más aterrador de lo que sucede cuando las autoridades de los tres niveles de gobierno sucumben ante la delincuencia organizada.

 

En los tiempos del PRI, el Presidente en turno tenía la capacidad -no la autoridad legal-, de remover a los gobernadores que quisiera.

 

Generalmente, los gobernadores que eran removidos eran desterrados a exilios dorados en embajadas mexicanas por el mundo, aunque muchos de ellos merecían por lo menos un juicio.

 

El Ejecutivo los quitaba del cargo muchas veces porque se le “rebelaban’’ o cuando los escándalos de corrupción y su ineficiencia los hacían insostenibles.

 

Pero con el actual gobierno, a pesar de las evidentes y costosas deficiencias en las actuaciones de varios gobernadores, el Presidente no solo no los removió, sino reforzó, provocando lo que vemos ahora que ocurre en los estados arriba citados.

 

No se entiende cómo es posible que el gobierno lopezobradorista siga manteniendo el apoyo incondicional a la gobernadora (es un decir) Evelyn Salgado, cuando su incompetencia para administrar el estado es más que evidente.

 

Tan solo Acapulco tiene 10,000 (diez mil) guardias nacionales y aun así el fin de semana pasado fueron dejados desmembrados o emplayados 9 cadáveres.

 

La policía preventiva no previene absolutamente nada y la estatal está agazapada, porque no tiene la misma capacidad de fuego que la delincuencia organizada o es cómplice en algunas regiones.

 

Lo mismo pasó en Veracruz, con el que ha sido uno de los peores gobernadores del estado (¡y mire que parece que ahí hay competencia!).

 

La delincuencia organizada avanzó bajo el gobierno de Cuitláhuac García como no ocurrió en las administraciones de Javier Duarte y Fidel Herrera, lo que ya es mucho decir.

 

Ni hablar de Chiapas, cliente principal de la nota roja diaria, quizá el estado que mayor migración forzada por la delincuencia registra en el país.

 

Sheinbaum no puede ignorar lo evidente porque “se trata de compañeros de lucha’’.

 

Si no son iguales, todavía tienen tiempo de demostrarlo.

****

Si algo le falta a Miguel Varela es congruencia para reclamar por la anulación de las elecciones en la capital de Zacatecas.

 

El candidato de la alianza opositora a la capital del estado acudió al Senado, respaldado por los panistas, para victimizarse por la decisión del Tribunal Electoral local, que decidió anular la elección ante las irregularidades que se suscitaron en el periodo electoral y el conteo de votos.

 

Pero Varela tiene una responsabilidad inobjetable en la anulación del proceso, pues no solo quedó demostrado que realizó actos anticipados de campaña y que, durante el proceso electoral, dedicó buena parte del tiempo a la fiesta.

 

Varela acusó a los Monreal por la decisión que tomó el Tribunal, aunque, como el propio organismo determinó, fueron sus errores los que motivaron el fallo.

****

La presidenta electa, Claudia Sheinbaum, presentará hoy a otra parte del gabinete, pero ya sin la expectativa que se había generado por conocer los nombres de quienes serán los responsables de las Secretarías de Marina y de la Defensa Nacional.

 

Trabajo, Turismo y las direcciones generales del IMSS, ISSSTE y PEMEX son los puestos que faltan por definir.

 

No se sabe si mañana designará a todos o solo a tres de ellos; los nombramientos de los secretarios de Defensa y Marina los hará la última semana de septiembre, según declaró hace unos días.

 

A ver.

 

      @adriantrejo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *