Ultimo Messaggio

Capturan a presunto responsable de muerte de estudiante en Tenancingo Atletas olímpicos rusos invitados a París 2024 habrían violado condiciones del COI

El clamor de Denise Dresser manifestado en su última columna es lo más acertado que ha hecho en su vida; al referirse a las “nuevos siervos” reconoce que los “viejos siervos” han perdido eco.

Tal parece que escribió mirándose al espejo, proyectando su propia miseria y adjudicándosela a los demás. El servilismo del que habla, el aparato propagandístico, los “lingüistas de la mentira, la crítica “tenue” ¿no es lo que practicaron ella y su grupo?, la académica que otorga exentos por lisonjas, la que, desde el pedestal de “sabiduría” fue informante de la CIA; la que, aun con las pruebas a la vista sigue negando que Latinus lava dinero y desde su ceguera clama que “López” es lo peor que le ha pasado al país, callaba por las masacres de sexenios anteriores, las devaluaciones, la represión… ella, rozagante, se vestía de seda mientras el aumento al salario mínimo era de centavos; ella, no vio o no quiso ver que el pueblo de hace 10 años, de hace 6 no es el mismo y con el látigo de sus “neuronas” desprecia a la voz pública… “siervos”, de servir, de ser vil… lo que fueron ellos, seres viles, vasallos del régimen que los mantuvo envueltos en aviones presidenciales, comidas en Los Pinos, besamanos y alfombra roja, no pueden ni quieren aceptar que somos otros, más seguros, más enteros, más informados, que el despertar y la revolución de las conciencias los ha desnudado, mostrando su podredumbre y que lo que existe en su rostro no es un lunar sino una verruga. Eso es lo que nosotros vemos y no por ello nos entregamos al servilismo porque nada nos pagan, los que apoyaos al sistema actual y al presidente, somos los que un día fuimos pisoteados por sexenios, cuando éramos Venezuela, Cuba, Haití…y ustedes callaban y pedían más champaña.

La gran mayoría que votó por la continuidad y el segundo piso no es un pueblo ni servil, sino un pueblo consciente de que se pueden cambiar el destino de un México que estuvo vendido, empeñado, sojuzgado mientras se enriquecían unos cuantos. Y solos van cayendo; la pérdida de registro del PRD; la caída del PRI con su máximo depredador que a falta de país que extorsionar y saquear, ahora saqueará al partido y extorsionará a los pocos que le quedan.

Recuperamos los caminos, la electricidad, el petróleo, la soberanía, el honor, pero sobre todo…la dignidad. No más serviles, no más “seres viles”

Ana María Vázquez

Escritora/dramaturga

@Anamariavazquez

The post Arreando al Elefante | Denise: Ser vil appeared first on Diario Basta!.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *