Ultimo Messaggio

Arrollan a un peatón sobre Paseo Matlazincas en barrio de Santa Bárbara Para evitar desabasto de agua en Edomex, se debe invertir en captación de agua

Redacción

Por primera vez en más de veinte años, México se convirtió el año pasado en la fuente primaria de importaciones de Estados Unidos, superando a China. Este cambio refleja las crecientes tensiones comerciales entre Washington y Beijing, así como los esfuerzos de Estados Unidos por importar de naciones más cercanas y cooperativas.

Según datos publicados por el Departamento de Comercio de EE. UU., el valor de las importaciones provenientes de México aumentó un 5% entre 2022 y 2023, alcanzando más de 475 mil millones de dólares, mientras que las importaciones chinas disminuyeron un 20% a 427 mil millones.

Las relaciones económicas entre Estados Unidos y China han empeorado significativamente en los últimos años, con el gobierno de Donald Trump imponiendo aranceles en 2018, continuados por el presidente Joe Biden, como parte de un enfoque bipartidista hacia China.

Biden ha instado a las empresas estadounidenses a buscar proveedores en países aliados o a regresar a la producción nacional, en lugar de depender exclusivamente de China. Además, las perturbaciones en las cadenas de suministro debido a la pandemia de COVID-19 han motivado a las empresas a buscar proveedores más cercanos a Estados Unidos.

México ha sido uno de los principales beneficiarios de esta política, aunque la situación es compleja. Algunos fabricantes chinos han establecido operaciones en México para aprovechar los beneficios del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha destacado las ventajas comerciales de su país y ha señalado la dificultad de Estados Unidos para cerrar la frontera compartida en un intento de contener la inmigración.

Las importaciones chinas que han experimentado mayores caídas incluyen computadoras, aparatos electrónicos, sustancias químicas y productos farmacéuticos, categorías consideradas políticamente delicadas.

Derek Scissors, especialista en China del American Enterprise Institute, sugirió que el cambio de China a México como fuente de importaciones para Estados Unidos probablemente no será temporal y refleja la creciente desconfianza hacia las políticas económicas de Beijing.

En términos generales, el déficit comercial de Estados Unidos se redujo en un 10% el año pasado, alcanzando 1.06 billones de dólares.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *