Ultimo Messaggio

En la Feria Nacional de San Marcos, Coahuila sorprenderá al mundo Extraductor de Shohei Ohtani queda libre tras pagar fianza

La demolición está a punto de culminar.

 

Ha sido una campaña intensa en contra de dos de los principales organismos garantes de la democracia mexicana y ha permeado:

 

El Instituto Nacional Electoral (INE) de Guadalupe Taddei y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de Mónica Soto no sirven.

 

No importa quién los conduzca, sean consejeros y magistrados honorables o no: desde el poder se les descalifica aún en un proceso en curso como ahora.

 

Ayer, Andrés Manuel López Obrador aludió a varias etapas del Instituto, con el cual trae conflicto desde su derrota en 2006 ante el panista Felipe Calderón.

 

Entonces lo presidía Luis Carlos Ugalde, pero ayer el Presidente aludió también al de Lorenzo Córdova, cuando el INE negó el registro a Félix Salgado Macedonio en Guerrero y a Raúl Morón en Michoacán.

 

CRÍTICA PRESIDENCIAL

 

Entonces y ahora es el mismo, según él.

 

Dijo ayer en la mañana, al comentar la orden del Tribunal de retirar de toda plataforma el discurso en Almoloya de Juárez donde llamó a votar por su candidata y su partido:

 

“…desde hace algún tiempo sostengo sobre los organismos electorales en el país, no de ahora, de tiempo atrás, no les tengo confianza…”.

 

Dijo también:

 

“…este Tribunal Electoral ha hecho cosas completamente antidemocráticas…”.

 

Esa campaña de desprestigio se fortalece con la actuación de los propios consejeros y magistrados, pues ayer le explotó a Guadalupe Taddei otra bomba de renuncias en el INE.

 

Y el TEPJF recibió la misma descalificación pese a la labor de zapa gubernamental traducida en una rebelión de tres magistrados –Mónica Soto, Felipe de la Mata y Felipe Fuentes– contra el presidente todavía en funciones Reyes Rodríguez.

 

Con esas pésimas condiciones endógenas y exógenas el país se encamina hacia unas elecciones previsiblemente conflictivas y tal vez, ojalá no, violentas.

 

Pero si INE y TEPJF ya están descalificados por la máxima autoridad, por quien recibió de ellos el reconocimiento de su triunfo en 2018, ¿entonces qué hacer?

 

De ahí nace la duda:

 

¿Está en marcha la estrategia de anular las elecciones por falta de garantías?

 

ACAPULCO REFORZADO

 

1.- Los empresarios están advertidos:

 

La construcción de nuevos edificios y la reconstrucción de los dañados deberán someterse a nuevos estándares.

 

La gobernadora Evelyn Salgado publicó el llamado Decreto con los Nuevos Lineamientos para la Construcción en la Franja Costera del Estado de Guerrero.

 

La dedicatoria es para Acapulco y Coyuca de Benítez, los principales afectados por el huracán Otis.

 

Los técnicos se inspiraron en experiencias de sismos como los de la Ciudad de México y por supuesto en la virulencia de los huracanes, pues ambos fenómenos naturales son frecuentes en esa entidad.

 

Y 2.- Los dos partidos definitivos de la Liga MX entre América y Tigres fueron vistos en 26.7 millones de hogares.

 

Ayer Televisa se declaró preferida con 14.9 millones, 26 por ciento arriba de otras cadenas de televisión.

 

A esta estadística la empresa agregó dos datos más: el decimocuarto título de las Águilas y TelevisaUnivision fue también la favorita en las semifinales.

 

     @urenajose1

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *