Ultimo Messaggio

Matan a comprador de auto para robarle Alejandra del Moral se suma al proyecto de Sheinbaum

RICARDO SEVILLA

La cúpula del Poder Judicial se ha mostrada reacia a dejar ir los dichosos fideicomisos.

Jueces, ministros y magistrados se han alzado de hombros ante quienes los llaman corruptos.

Sin embargo, desde hace ya varios meses, ha estado circulando una lista de jugosos dispendios que tienen los ministros y ministras de la Suprema Corte de Justicia.

Aquí mismo, en este espacio, hemos documentado periodísticamente el pago de primas vacacionales millonarias, de aguinaldos de más de 500 mil pesos, de fondos para comer en restaurantes de lujo, de pago de escoltas, de viáticos para los ministros y sus familias, entre otras muchas “prestaciones”.

Y todo eso, desde luego, con cargo al erario, es decir: con cargo al pueblo de México.

No obstante, los ministros, lejos de aceptar sus excesos y anunciar que cortarán de tajo esos ofensivos privilegios, continúan gastando a manos llenas. Y no sólo eso, sino que, conforme vamos investigando, asoman nuevas prerrogativas.

Le pongo el ejemplo más reciente: la Suprema Corte de Justicia decidió comprarle iPad’s a sus ministros. Y no del sueldo que perciben, claro, sino del erario. Y quizá por eso no les importó pagar un millonario sobreprecio.

Pues sí, resulta que la SCJN dilapidó más de 2 millones 800 mil pesos en la compra de iPad’s.

De acuerdo con el contrato SCJN/DGRIDPC-014/06/2021, al que tuvimos acceso, la Corte gastó 2 millones 867 mil 221 pesos en iPad’s, dispositivos que, por cierto, nos aseguran nuestras fuentes, “terminaron en las garras de la misma minoría rapaz de siempre: ministros, ministras y otros altos mandos de esta Corte corrupta”.

Y no fueron dispositivos “patito”. La SCJN ordenó comprar 35 iPad Pro 11 y 85 iPad Air 10.9.

Por el primer modelo se pagó un precio unitario de 18 mil 595 pesos y, por el segundo, se pagó un precio (por pieza) de 25 mil 459 pesos.

Sin embargo, al revisar los precios en en las tiendas de Apple, encontramos que el primer modelo tiene un precio de 13 mil pesos. Mientras que el segundo modelo tiene un costo de 18 mil pesos. Es decir: la Corte pagó alrededor de 600 mil pesos más de su costo. Y todavía tienen el cinismo de negar que son un grupito de privilegiados. ¡Son unos auténticos bribones!

The post Arreando al elefante | Y dicen que no tienen privilegios appeared first on Diario Basta!.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *