Ultimo Messaggio

Activan alertas naranja y roja por fuertes lluvias en la capital Casos de COVID-19 sin repunte en Edomex

La industria de la pesca sigue pujante

Alta Mar de los sacrificios en vanos.- Una turista gastó 4 mil pesos para comprar una langosta y luego devolverla al mar, en lo que debe ser la peor demostración de dilapidación de dinero jamás vista.

La (según ella, “buena”) acción tuvo lugar en el puerto de Gallura en Italia, donde una turista suiza gastó el equivalente a 4 mil pesos para comprar una langosta que vendían en un restaurante, solo que en lugar de que se le hirvieran para ser servida de manera suculenta, la mujer pidió que se la dieran viva para que la pudiera devolver al mar.

El video (evidentemente grabado por su pareja) muestra a la turista en el momento en el que lleva a la langosta en una cubeta justo para lanzarla al océano, salvándose de milagro de ser atrapada por una de las tenazas del crustáceo, y sin antes haberle preguntado al animal su opinión de volver al medio ambiente rodeada de tiburones, rayas y otros depredadores.

“Que bonito, lástima que dentro de poco estará de nuevo en el plato de otra persona”, “Qué ricas tenacitas”, fueron solo algunos de los comentarios que demuestran el poder de los omnívoros.

La langosta por poco y le muerde ls dedos a la mujer

La langosta aparentemente estaba cautiva en el acuario de un renombrado restaurante, y fue “salvada” por la suiza segura de que está salvando al mundo de los malvados omnívoros.

Con todo esto, habrá que redoblar el consumo de mariscos para que el sacrificio de la mujer no tenga ningún impacto en la ancestral y perfecta cadena alimenticia, y que la cocina mediterráneo siga tan voyante como hasta hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *